GUÍA DE:

PRIMEROS AUXILIOS

Para el hogar, las vacaciones, paseos, vía pública y el trabajo.

 

 

Índice temático:

PRIMEROS AUXILIOS EN CASA

 

PRIMEROS AUXILIOS PARA LAS VACACIONES, PASEOS,

EN LA CALLE O EN EL TRABAJO

BOTIQUÍN

 


 

PRIMEROS AUXILIOS EN CASA

 

Ampollas:

Nunca las reviente, ya que la epidermis que las cubre es la mejor protección contra las infecciones; pero si la ampolla se ha reventado ya, se debe lavar la zona afectada con agua y jabón y cubrirla con un apósito esterilizado.

 

Apendicitis:

Cuando existe un dolor abdominal "agudo" -y aún sin ser tan fuerte- acueste al enfermo y toque el abdomen -que debe estar "relajado"-, y a la vez tome su temperatura. Si hay fiebre -aunque sea algunas líneas- u el abdomen se siente duro o tenso y duele o está sensible al tacto, especialmente en la parte inferior derecha, llame enseguida al médico o lleve al paciente al hospital porque es muy probable una apendicitis, que también puede estar acompañada de otros síntomas como náuseas, vómitos, dolor persistente. Es muy importante que no coma ningún tipo de alimentos, no beba líquidos y fundamentalmente no tome ningún laxante; por lo menos hasta que un médico determine lo contrario.

 

Ataque cardíaco:

Los síntomas por lo común son los siguientes: gran dificultad para respirar; dolores en el centro del pecho que a veces se extiende por el cuello o los brazos y ocasionalmente por la parte superior del abdomen. Es probable que el paciente sude y pierda el conocimiento. El primer paso es llamar de inmediato una ambulancia o al médico, pero usted no trate de levantar ni transportar al enfermo. Mientras tanto, si tiene dificultades para respirar, no lo obligue a acostarse, sino ayúdelo a adoptar la postura que le sea más cómoda sin moverlo del lugar, y abaníquelo. Aflójele la ropa apretada (cinturón, cuello, faja, sostén, etc.), y no le dé a beber ningún líquido. Conserve usted la tranquilidad para ayudar al enfermo a serenarse: esto es muy importante. Pero tenga en cuenta y ensaye mentalmente los procedimientos para la "Resucitación cardiopulmonar" (Referirse a esta sección).

 

Atragantamiento:

1) Si el atragantado es un niño pequeño, sosténgalo de los tobillos, deje colgar la cabeza hacia abajo, ábrale la boca y tírele de la lengua para dejar caer el cuerpo que obstruye la garganta. 2) Si el niño es grande, póngalo con la cabeza hacia abajo sobre le brazo o la pierna; y proceda de igual modo. 3) Si es un adulto, póngalo de costado para que la cabeza quede más baja, o bien oblíguelo a que se incline sobre el respaldo de una silla con la cabeza más baja que la línea de los hombros. Limpie la garganta con los dedos y tire la lengua. Si el objeto no ha sido expulsado, aunque los síntomas hayan cedido, consulte con el médico. Si la víctima tiene dificultades para respirar bien, aún después de haber expulsado el cuerpo extraño, inicie la respiración boca a boca (Referirse a esta sección). En los casos de atragantamiento con comida proceda rápidamente: póngase de pie detrás de la persona atragantada, abrácela por la cintura dejando que la cabeza y los hombros se doblen hacia adelante. Luego cierre usted una mano formando un puño que tomará con la otra mano para colocarlo contra el abdomen de la víctima, entre el ombligo y las costillas. Hunda con fuerza el puño en esa región haciendo al mismo tiempo un movimiento rápido hacia arriba. Repita la maniobra varias veces si es necesario, pues al hacer presión por debajo del diafragma (la zona indicada), el aire de los pulmones se comprime y sale con fuerza haciendo que el bocado atragantado salga disparado. Otro procedimiento: ponga a la víctima de costado y déle un golpe fuerte en la espalda, entre los hombros. Ábrale la boca y con el índice y el pulgar extraiga el bocado, apartando la lengua con el mango de una cuchara al realizar la operación. Si la persona que se atraganta está sola: debe intentar cualquier procedimiento para aplicar la fuerza descripta bajo el diafragma, por ejemplo oprimiendo el abdomen contra el borde de la mesa, mueble, o utilizando el propio puño a fin de lograr suficiente presión para expulsar el cuerpo extraño. Llame al médico o en su defecto a una ambulancia enseguida

 

Coma diabético y choque insulínico:

Cuando una persona muestra confusión o incoherencia, o bien pierde el conocimiento sin razón aparente, es posible que esté sufriendo un choque insulínico o un coma diabético, y el tratamiento difiere según el caso. 1) El primero se debe a un descenso demasiado rápido del nivel de azúcar en la sangre, y los síntomas se presentan rápidamente: sudor, nerviosismo, pulso acelerado y respiración superficial, puede mostrarse confuso y balbuciente. Lo primero que debe hacerse es darle enseguida un caramelo, un  terrón de azúcar, jugo de frutas o refrescos dulces si está consciente y puede tragar; en caso de no poder hacerlo o si no se recupera rápidamente, llame a un médico o a una ambulancia. 2) Los síntomas del "coma diabético", en cambio, se manifiestan gradualmente: la piel está rubicunda y seca, tendrá la lengua también seca, su conducta será torpe, la respiración difícil y el aliento tendrá olor a frutas (como el de la manzana o a quitaesmalte). El coma diabético requiere asistencia médica y hospitalización de urgencia para salvar la vida del paciente. Llame al médico o en su defecto a una ambulancia enseguida

 

Contusiones:

Para cualquier tipo de contusión, inclusive para el "ojo morado", coloque sobre la misma una bolsa de hielo o una compresa fría (toalla pequeña empapada en agua helada y exprimida). Esto reduce el dolor y la hinchazón, pero si el dolor persiste, debe llamar al médico.

 

Convulsiones:

En los espasmos convulsivos los labios se ponen amoratados, los ojos se le vuelven hacia arriba, la cabeza se le cae hacia atrás y el cuerpo se sacude con contracciones incontenibles. No trate de reprimir los movimientos; acueste al enfermo en el piso y vuélvale la cabeza a un lado para dejar que salga la saliva. Aflójele la ropa que le pueda apretar (cinturón, cuello, faja, sostén, etc.) y retire en lo posible los muebles cercanos a fin de que el enfermo no se lastime. Métale un pañuelo enrollado entre los dientes para evitar que se muerda la lengua. Si tiene fiebre póngale en la frente paños húmeros y fríos y frótele el cuerpo con un esponja empapada en alcohol o agua fría. Cuando cedan los espasmos póngalo lo más cómodo posible y llame al médico de inmediato, a pesar que de que las convulsiones suelen durar pocos minutos. Asegúrese de que no haya obstrucciones en las vías respiratorias.

 

Cortaduras, rasguños, escoriaciones:

1) Lávese perfectamente las manos para evitar infecciones, antes de tratar cualquier herida, y la piel que rodea a la lesión con jabón y agua de la canilla. 2) Recién entonces lave la herida misma con jabón, y si es necesario quitar impurezas, hágalo con pinzas pequeñas (de depilar) pero hiérvalas primero durante 10 minutos, o esterilícelas en la llama de varios fósforos, pero limpie luego lo negro del humo con gasa estéril. 3) Cubra la herida con gasa esterilizada y venda o tela adhesiva. RECUERDE que cualquier herida tiene peligro de tétanos, particularmente en zonas rurales, por lo tanto -especialmente en heridas profundas, extensas, sucias o producidas por metales oxidados- debe averiguarse si la víctima ha sido inmunizada con toxoide tetánico y mantenida su inmunidad con inyecciones de refuerzo. Luego vigile cuidadosamente estas señales de infección -pueden tardar varios días en aparecer-: a) enrojecimiento, calor y dolor alrededor de la lesión; b) líneas rojas que irradian desde la herida hacia la parte alta del brazo o pierna; c) hinchazón en torno a la herida, escalofríos y fiebre. En estos casos vez con urgencia al médico.

 

Descarga eléctrica:

Separe el cuerpo del cable con un palo bien seco. NUNCA lo haga con una varilla metálica.

Rompa el contacto de la víctima con el elemento de corriente en la forma más rápida posible.. pero ¡cuidado! Si el accidente ocurrió en la casa desconecte el enchufe o el interruptor (switch) principal. En el exterior: use un palo seco (nunca una varilla metálica), cuerda seca o ropa seca. Cerciórese de estar pisando una superficie seca. No toque al accidentado hasta que deje de estar en contacto con la corriente. Luego examine si respira y tiene pulso. En caso necesario aplique la respiración artificial de boca a boca o la resucitación cardiopulmonar. Cerciórese de que el accidente no le produjo fracturas o heridas internas. Llame al médico o en su defecto a una ambulancia enseguida

 

Desmayos:

Acueste al paciente con la cabeza más baja que el cuerpo. Asegúrese que respira bien. Aflójele la ropa (cinturón, cuello, faja, sostén, etc.), y aplíquele paños fríos en la cara. Cuando recobre el conocimiento déle café o té caliente. En general, respira superficialmente, tiene pulso débil, la cara pálida y la frente cubierta de sudor. Las causas pueden ser: fatiga, hambre, mala ventilación, choque emocional, baja de tensión, etc. Si el desmayo dura más de dos minutos mantenga al enfermo abrigado y llame a una ambulancia o al médico.

 

Dislocaciones:

NO MUEVA LA ARTICULACIÓN. Si es en muñeca, codo, hombro o mandíbula y el enfermo se puede mover si peligro, llévelo a un médico; si en cambio se trata de la articulación del muslo con la cadera, llame una ambulancia o llévelo en camilla de inmediato al hospital, pero NO TRATE DE CORREGIR LA DISLOCACIÓN. Para atenuar la hinchazón aplique una bolsa de hielo en la lesión.

 

Espinas, astilla o esquirlas:

Si el cuerpo extraño se ha clavado en el ojo, la nariz, el oído o la boca, recurra al médico inmediatamente; de lo contrario proceda según lo indicado en el rubro "Cortaduras, rasguños, escoriaciones" (arriba).

 

Forúnculos y orzuelos:

No los exprima ni trate de punzar, pues podría agravar la infección. Aplique compresas calientes y húmedas varias veces al día. Si revienta no lo exprima, sólo limpie el pus con gasa estéril humedecida en solución salina y cubra con apósito esterilizado. Si son múltiples, persistentes y dolorosos, consulte a su médico a la mayor brevedad.

 

Hemorragias:

1) NASAL: Siente al enfermo; apriete la nariz. Si no cesa, introduzca un tapón de gasa estéril "humedecida", dejando un extremo afuera para poder sacarlo después fácilmente. 2) INTENSA: (de cualquier zona) ACUESTE AL ENFERMO PARA QUE NO SE DESMAYE. Oprima firmemente la herida con una gasa estéril. Cuando la presión directa no da resultado oprimir "por encima y por debajo" de la herida. 3) PIERNAS O BRAZOS: Si no puede contener la presión directa, oprima fuertemente con la palma de la mano o dedos el punto correspondiente de los cuatro que muestra el dibujo (Figura 1), pero no lo intente en heridas de cabeza, cuello o tronco. Es importante tener en cuenta que perder más de un litro de sangre puede ser muy peligroso, por tanto se debe obrar con rapidez valiéndose de cualquier medio. Cuando haya cesado la hemorragia fije los apósitos con vendas, pero no muy apretadas. NO USE TORNIQUETES. Luego llame al médico para la limpieza y tratamiento de la herida. VIGILE LA APARICIÓN DE SIGNOS DE "CHOQUE" en el enfermo (Para mayor información, referirse a la mencionada sección sección). Llame al médico o en su defecto a una ambulancia enseguida

 

Intoxicación:

 

Recuerde: LLAME AL MÉDICO EN TODOS LOS CASOS. Estas sugerencias son sólo en caso de emergencias para poder asistir al paciente.

 

1) Si dispone de antídoto (ver frasco que contenía el tóxico) adminístrelo y de inmediato llame al Centro de Toxicología104 (guardia las 24 horas)- SÓLO PARA RÍO CUARTO y su zona de influencia.  Diluya -mientras llega el médico- el tóxico con varios vasos de leche o agua. 2) Si tragó un ácido fuerte (Ej. fénico) o álcali (Ej. lejía o amoníaco) -se nota cuando la boca de la víctima aparece quemada-, o alguna sustancia volátil (querosene o gasolina) es especialmente importante no provocar vómitos; trate de diluir y neutralizar la sustancia. Si han transcurrido MÁS DE 15 MINUTOS, vaya de inmediato al hospital más cercan. Neutralizante: 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio en un vaso de agua. Si la sustancia es querosene, gasolina o disolvente semejante, adminístrele 4 ó 5 vasos de agua. Para neutralizar álcalis: 1 cucharadita de jugo de limón o vinagre en 1 vaso de agua. GUARDE SIEMPRE EL FRASCO DE SUSTANCIA TÓXICA PARA MOSTRÁRSELO AL MÉDICO. Si la sustancia es desconocida pero sabe que no es cáustica (no presenta quemadura en la boca) haga vomitar al paciente, con 2 cucharadas soperas de ipecacuana (1 si se trata de un niño), 4 ó 5 vasos de agua. Si no se produce el vómito al cabo de 20 minutos, podrá repetirse la dosis, pero sólo una vez. Después que el intoxicado haya vomitado vuelva a administrarle el antídoto. También puede usarse una mezcla de 4 claras de huevo crudo disuelta en leche, para provocar el vómito. Llame al médico o en su defecto a una ambulancia enseguida

 

Cuerpo extraño en la nariz:

Si el objeto no se puede extraer fácilmente, consulte enseguida a un médico, pero NO TRATE USTED DE EXPLORAR LA NARIZ DEL PACIENTE; pues podría empujar más adentro el cuerpo extraño y provocar una lesión.

 

Objetos tragados:

Si son pequeños y redondos no suelen producir trastornos y se eliminan naturalmente. NO DEBE ADMINISTRAR PURGANTES NI ALIMENTOS VOLUMINOSOS. Si se nota dolor o dificultad para pasar la comida consulte al médico. Cuele varios días las heces fecales con un lienzo delgado para determinar si ha salido el objeto. Cuando estos son rectos o puntiagudos (horquillas, alfileres, espinas de pescado, huesos, etc.) son peligrosos. Consulte al médico de inmediato.

 

Oído (dolor):

Se puede aliviar temporalmente acostando al enfermo y levantándole la cabeza con varias almohadas. Coloque una bolsa de agua caliente cerca del oído y la región adyacente, o "acérquele" una bombita eléctrica encendida. El paciente no debe sonarse la nariz con fuerza, ni cerrando una de las fosas. NO USE GOTAS PARA OÍDO NI ACEITE CALIENTE, a menos que lo indique el médico.

 

Cuerpo extraño en los ojos:

Tire el párpado inferior bien hacia abajo y doble hacia arriba el superior. Examine; si ve algún cuerpo extraño lave con agua y de preferencia con un lavaojos. Si no sale así, deslice el ángulo humedecido de un pañuelo limpio hacia la comisura interna del ojo. Si el cuerpo está "incrustado" cubra el ojo con un apósito limpio y recurra enseguida al oftalmólogo u oculista.

 

Quemaduras graves:

Recuerde: SIEMPRE ACUDA AL MÉDICO EN TODOS LOS CASOS.

1) Si la ropa está ardiendo, apague las llamas con un abrigo, frazada o alfombra, o haga que la persona se tire al suelo y dé vueltas sobre sí misma. 2) Llame inmediatamente a un médico o ambulancia. 3) Mantenga acostada a la víctima para evitar el "choque". 4) Corte las ropas alrededor de la superficie quemada. Si la tela se adhiere no trate de aflojarla a tirones. 5) No aplique ungüentos, aceite ni antisépticos de ninguna clase. 6) Si el quemado está consciente, disuelva ½ cucharadita de bicarbonato de sodio y una de sal en un litro de agua. Déle ½ vaso cada 15 minutos para reemplazar los líquidos que pierde el organismo, pero SUSPENDA DE INMEDIATO la administración si el herido vomita. QUEMADURAS LEVES: Sumerja inmediatamente la piel quemada en agua fría, si no puede hacerlo por la zona quemada, aplique hielo envuelto en tela o lienzos empapados en agua helada, cambiándolos constantemente, hasta que desaparezca el dolor. No emplee ungüentos, materias grasas, ni bicarbonato de sodio. Si hay ampollas NO LAS ROMPA NI LAS VACÍE.

 

Torceduras o esguinces:

Eleve la articulación lastimada hasta que quede en posición cómoda. Coloque una bolsa de hielo o compresa fría para atenuar el dolor y la hinchazón. En casos graves recurra al médico, pues puede haber fractura.

 

 

PRIMEROS AUXILIOS PARA LAS VACACIONES, PASEOS,

EN LA CALLE O EN EL TRABAJO

 

Accidentes automovilísticos:

¡Cuidado!... Mover al accidentado y tratar de sacarlo rápidamente del automóvil puede causar graves daños, especialmente si sufrió lesiones en la columna vertebral o tiene rota una pierna. Por lo tanto, "si es posible", los primeros auxilios deben darse inmediatamente y "dentro del automóvil", salvo si hay gasolina derramada, o en carretera de mucho tráfico o por supuesto si hay un principio de fuego. Vea si respira y tiene pulso; averigüe si hay hemorragia; vea su hay heridas o fracturas. En caso de existir algunos de estos puntos, siga las normas que indicamos en esta guía para cada situación. Para accidentes graves o catástrofes llame al CIPEC al Tel. 107 de Buenos Aires o bien en Río Cuarto y la zona a Bomberos: 100; Policía (Comando Radioel.): 101; Defensa Civil: 103; Emergencias médicas: 107.

 

Ahogamiento:

Coloque al paciente boca abajo o hágale bajar la cabeza. Realice la respiración artificial de boca a boca (Referirse a esta sección). Verifique si el corazón se detiene; en ese caso aplique enseguida la "resucitación cardiopulmonar" (Referirse a esta sección). Llame al médico o en su defecto a una ambulancia enseguida

 

Enfriamiento y congelación:

1) Síntomas de enfriamiento: Entumecimiento, somnolencia, torpeza, visión defectuosa, pérdida del conocimiento. Instale al enfermo en lugar caliente; envuélvalo en mantas; si está consciente, déle bebidas templadas. VIGILE SU RESPIRACIÓN, si se detiene, aplique la respiración artificial boca a boca. 2) Congelación: Poco antes de presentarse ésta, la piel se pone blanco o amarillo grisácea. Puede haber dolor. Cubra la región congelada con ropa o mantas. NO FROTE LOS MIEMBROS CONGELADOS NI LES APLIQUE NIEVE. NO LE PONGA BOLSAS DE AGUA CALIENTE NI SEMEJANTES, TAMPOCO COLOQUE A LA VÍCTIMA CERCA DE LA ESTUFA, pues el calor excesivo agrava la lesión de los tejidos. Déle un baño de agua tibia. NO CALIENTE. Cuando haya recuperado la temperatura normal, anímelo a ejercitar las partes afectadas.

 

Choque:

En toda lesión grave (hemorragia, fractura, quemaduras graves) tenga en cuenta como muy probable la presencia del "choque" y tome las medidas para atenuarlo. Síntomas: piel pálida, fría y pegajosa; pulso acelerado, respiración débil, rápida o irregular; el herido está asustado, inquieto, temerosos o en estado comatoso. 1) Mantenga acostado al enfermo con la cabeza más baja que los pies (salvo que haya una herida importante en la cabeza o en el pecho; si respira con dificultad se le deben levantar los hombros y la cabeza hasta que ésta quede unos 25 cm. más alta que los pies. 2) Aflójele enseguida la ropa apretada (cinturón, cuello, faja, sostén, etc.). 3) Llame al médico o en su defecto a una ambulancia enseguida.

 

Fracturas:

Mantenga abrigado al enfermo y prevea el "choque". Aplique bolsa de hielo en la región dolorida. SI EL HUESO ROTO ATRAVIESA LA PIEL Y HAY HEMORRAGIA: detenga enseguida la hemorragia (Referirse a esta sección), pero NO TRATE DE COLOCAR EL HUESO EN SU LUGAR. No intente limpiar la herida; llame una ambulancia. Si hay que movilizar al herido, puede inmovilizarse la fractura con tablillas; para ello puede utilizar cualquier cosa que impida el movimiento: cartones, periódicos, palos de escobas o tablas, cuya longitud debe sobrepasar las articulaciones que quedan por encima y debajo de la fractura. Si hay necesidad de enderezar el miembro antes de fijar las tablillas, sosténgalo con una mano en cada lado de la fractura mientras otra persona lo acomoda suavemente en al posición más natural posible. Acojine las tablillas con algodón o trapos limpios y fíjelas (pero no demasiado apretadas), atándolas con vendajes, cinturones, corbatas, etc. El entablillado es válido para brazos o piernas, pero SI LA FRACTURA ESTÁ EN LA ESPALDA, CUELLO, PELVIS o CRÁNEO, NO TRATE DE MOVER AL ENFERMO. No suponga que no hay huesos rotos sólo porque la víctima mueve la articulación o el miembro.

 

Fractura de columna vertebral:

Si la víctima no puede mover los dedos fácilmente o siente hormigueos o entumecimiento en hombros o espalda, probablemente habrá una fractura de cuello. Si esos síntomas están en las piernas o pies, incluyendo dolor al tratar de mover la espalda o cuello, puede tener fractura de columna vertebral. Afloje la ropa que rodea cuello y cintura del accidentado. Cúbralo y llame un médico o ambulancia. NO MUEVA AL PACIENTE NI SE LO PERMITA A ÉL, NO LE LEVANTE LA CABEZA PARA DARLE AGUA, ya que cualquier movimiento podría seccionar la médula espinal que recorre la columna y podría entonces producirle parálisis.

 

Cráneo:

Sospeche la existencia de lesiones, fractura o contusiones craneales en todo accidente de tráfico, caída u otro choque violento. Síntomas: aturdimiento o pérdida del conocimiento, hemorragia por la boca, nariz u oídos; pulso rápido pero débil; pupilas desiguales en tamaño; parálisis en una o más extremidades; dolor de cabeza o mareo, visión doble, vómitos y palidez. A veces la víctima parece normal, pero suele presentar pérdidas de conocimiento o memoria momentáneas. Si el paciente permanece quieto y acostado las probabilidades de hemorragia serán menores. Si está inconsciente o se sofoca, vuélvale la cabeza a un lado con mucha suavidad, de modo que la sangre o flemas puedan escurrirse por la comisura de la boca. Si sangra por la cabeza póngale un apósito estéril sobre la herida y fíjelo con una venda. Mantenga al lesionado acostado y "completamente quieto" hasta que sea posible su traslado a un hospital. Llame al médico o a un servicio de emergencias mientras realiza las tareas de primeros auxilios.

 

Insolación:

El insolado está débil, irritable, aturdido y con náuseas y alta temperatura --hasta más de 40º C--. Deja de sudar, y la piel está caliente y seca, y puede perder el conocimiento. Déle 3 ó 4 vasos de agua fría con ½ cucharadita disuelta de sal en cada uno -un vaso cada 15 minutos-, o jugo de naranja o limón. Acuéstelo en lugar sombreado y arrójele agua fría en grandes cantidades o envuélvale la cabeza en toallas y el cuerpo en una sábana, húmedas y frías. Masajee las piernas hacia arriba y en dirección al corazón. Hágale tomar bebidas frías pero NO ALCOHÓLICAS. Llame al médico o en su defecto a una ambulancia.

 

Mordeduras de animales:

Lave inmediatamente la herida con agua de la canilla para eliminar la saliva del animal, durante 5 minutos, con mucho jabón; enjuague bien y cubra con apósito. NO PIERDA TIEMPO Y VAYA DE INMEDIATO AL MÉDICO. Si el animal era perro o gato desconocido, trate de que lo capturen para llevarlo al instituto antirrábico para su observación. Si desaparece y la observación daba signos de rabia, la víctima necesitará una serie de inyecciones para salvar su vida.

 

Picaduras:

1) Arañas y alacrán: Mantenga a la persona acostada, quieta y bien abrigada. Aparecerá enrojecimiento e hinchazón alrededor de la herida y dolorosos calambres abdominales o musculares, fiebre, sudor y náuseas, y posiblemente en todo el cuerpo, hormigueo y ardores. Aplique hielo en abundancia en la herida y llévela de inmediato al primer hospital.

2) Garrapatas: No trate de arrancarla. Échele algunas gotas de trementina, aceite denso o vaselina para cerrarle los poros respiratorios, y antes de ½ hora se desprenderá. En caso contrario utilice una pinza de  depilar maniobrando suavemente y lentamente. Evite tocarla con las manos. Luego frote 5 minutos con agua y jabón.

3) Hormigas, ninguas y mosquitos: Lave con agua y jabón, y aplique una pasta de bicarbonato de sodio y un poco de agua, o emplee loción de calamina. si se hincha cubra con un paño humedecido en agua helada.

4) Abeja, avispa y moscardón: Extinga el aguijón con agua o navaja esterilizada. Vierta agua fría sobre la herida y aplique hielo alrededor. Si fue atacada por un enjambre, sumérjala en un baño frío con 1 cucharada de bicarbonato de sodio por cada litro de agua. Si la persona es alérgica a las picaduras de insectos, reaccionará violentamente, por lo que habrá que llevarla de inmediato al hospital y en tanto llegan, aplicar compresas frías y administrarle antihistamínicos.

5) Víboras:

  1. calmar a la víctima y no hacerle caminar o correr.

  2. lavar la zona de mordedura con abundante agua y jabón.

  3. NO hacer cortes de ningún tipo.

  4. NO succionar con la boca ni aspiradores de ningún tipo.

  5. NO hacer torniquetes.

  6. NO colocar sobre la herida alcohol, barro, cenizas, querosene, orina, materia fecal ni hojas vegetales.

  7. tratar de identificar al ofidio agresor. No intentar capturarlo pues podría haber una segunda víctima.

  8. trasladar al accidentado  lo antes posible hasta el centro sanitario más cercano y provisto de suero antiofídico.

  9. El médico será el único que evaluará si necesita o no suero, la cantidad de ampollas a recibir, prevención ante una reacción alérgica, etc.

  10. Prevención:  instruirse antes de incurrir en zonas donde habitan serpientes, arañas y escorpiones. Usar botas 1/2 caña y guantes reforzados.
     

Información provista por el Prof. Mariano LLorente (especialista en serpientes argentinas y accidentología con animales ponzoñosos - Hospital Universitario Austral)

 

 

Plantas venenosas:

Lave con agua fría y jabón lo más pronto posible; enjuague varias veces y NO FROTE CON CEPILLO. Si ya tiene picazón y ardor hágalo suavemente y aplique loción de calamina o hielo. recurra a un hospital de inmediato.

 

Quemaduras:

1) Solar: Si hay enrojecimiento "sin ampollas" aplique crema o aceite mineral. NO USE NUNCA MANTECA NI MARGARINA, pueden irritar la piel o infectarla. Si hay ampollas no vuelva a exponerse al sol hasta que haya sanado completamente. Las quemaduras solares intensas o muy extendidas requieren asistencia médica inmediata. 2) Química: Enjuague copiosamente la parte quemada con agua y trátela luego como se indicó más arriba. En los ojos: enjuague bien, pero suavemente. Cúbralos con apósito estéril y vaya al médico "inmediatamente".

 

Pérdida del conocimiento por causa desconocida:

Si encuentra una persona inconsciente y desconoce las causas: 1) Si tiene las uñas o labios morados, compruebe si respira y tiene pulso, y aplique respiración artificial, sólo si no respira o si lo hace con dificultad. 2) Si está pálido y tiene el pulso débil, bájele la cabeza ligeramente y no le dé absolutamente nada de beber. 3) Si una persona inconsciente vomita vuélvale la cabeza a un lado para evitar que se ahogue. Trate de averiguar las causas de su estado, por testigos. No mueva a la persona inconsciente y haga llamar enseguida una ambulancia.

 

Cómo mover a una persona herida:

Mientras consigue un médico, cubra al enfermo con mantas o abrigos, y no lo cambie de postura hasta saber el tipo de lesiones, salvo en caso necesario. Si es posible, deslice bajo el cuerpo una manta (o tapado) para arrastrarlo sobre ella, pero SIEMPRE A LO LARGO Y HACIA LOS COSTADOS. Si es necesario levantarlo NO LO DOBLE levantándole los pies y la cabeza, sino hágalo sosteniendo todo el cuerpo para no encorvarlo (puede haber lesión de columna vertebral). Si es necesario hágalo en camilla (una puerta o tabla ancha, puede fabricarla con mantas y palos, o chaquetas abotonadas con las mangas hacia adentro y los palos metidos en las mangas).

 

Respiración artificial (Paro respiratorio):

- Asegurarse de que las vías respiratorias estén libres examinando la boca y garganta. Saque cualquier cuerpo extraño que las obstruya.

- OBSERVE EL PECHO DEL PACIENTE y si despide aire por boca y nariz con un espejo delante, el cual se empañará si respira. TÓMELE EL PULSO. EN TANTO, LLAME DE INMEDIATO UNA AMBULANCIA O AL MÉDICO. Si hay gas o humo saque a la persona al aire libre, y llame urgente a un médico o ambulancia.

Cómo efectuar la "respiración boca a boca"

1) Acueste al paciente de espalda y quítele cualquier obstrucción. Póngale una mano bajo el cuello, levántele un poco la cabeza y échela hacia atrás, pero no demasiado.

2) Tire el mentón hacia arriba.

3) Coloque su boca firmemente sobre la de la víctima (abierta); oprímale las ventanas nasales y sople lo bastante fuerte para hincharle el pecho. Si es un niño pequeño al soplar cubra con su boca la nariz y la boca de éste.

4) Retire la boca y asegúrese de oír la exhalación. Repita la maniobra. Si no circula aire revise la posición de la cabeza y mandíbula, y repita la maniobra. Si se mantiene igual, vuélvalo sobre un costado y golpéelo fuertemente entre los huesos planos de la espalda que están ubicados entre los hombros (omóplatos) varias veces, para desalojar cualquier cuerpo extraño. Si es un niño suspéndalo momentáneamente cabeza abajo sosteniéndolo sobre el brazo o las piernas y déle golpes fuertes -pero con cuidado- y repetidos entre los omóplatos. Límpiele bien la boca.

5) Reanude la respiración boca a boca. Con los adultos: sople vigorosamente cada cinco segundos. En los niños pequeños hágalo superficialmente cada tres segundos. NO SUSPENDA LA MANIOBRA HASTA QUE COMIENCE A RESPIRAR. Algunos accidentados han revivido después de varias horas de respiración artificial.

6) Coloque abrigos debajo y encima de la víctima. TENGA EN CUENTA QUE UN PARO RESPIRATORIO ES MUY SERIO, POR LO TANTO SIEMPRE DEBE LLAMAR AL MÉDICO, Y USTED SÓLO AYUDA AL ENFERMO DE LA FORMA DESCRIPTA, HASTA QUE LLEGUE EL FACULTATIVO PARA CONTINUAR CON LA ATENCIÓN ADECUADA A CADA CASO, AUNQUE EL ENFERMO YA HAYA REACCIONADO.

 

Resucitación cardiopulmonar:

Si la víctima no respira ni tiene pulso, asegúrese inmediatamente de que no haya obstrucción en las vías respiratorias y trate de conseguir un ayudante enseguida para realizar la respiración boca a boca y el masaje cardíaco en forma intermitente.

1) Acueste al enfermo de espalda sobre el suelo y colóquese de rodillas junto a él. Dé un fuerte golpe con el puño sobre el esternón (centro del pecho); así puede lograr la reanudación del latido.

2) Si no se produce, tantee el pecho hasta encontrar el extremo inferior del esternón. Ponga un dedo de la mano izquierda sobre el cartílago; luego acerque la parte posterior de la mano derecha (NUNCA LA PALMA) hasta la punta del dedo, retire el dedo y coloque la mano izquierda sobre la derecha.

3) Enseguida empuje hacia abajo con impulso rápido y firme PERO SIN BRUSQUEDAD ¡CUIDADO!, puede romper costillas o la punta del esternón y provocar una perforación de hígado o  pulmón. Por eso se recomienda que por lo menos un integrante de cada grupo familiar esté adecuadamente adiestrado en esta técnica. Ese impulso es para hundir el tercio inferior del esternón cerca de 4 cm. (se logra dejando caer el peso del cuerpo sobre esa posición de manos y levantándolo otra vez). SE REPITE CADA SEGUNDO, OPRIMIENDO Y SOLTANDO... OPRIMIENDO Y SOLTANDO, para sustituir el latido.

4) Mientras tanto, el ayudante debe arrodillarse junto a la cabeza del enfermo y soplarle aire boca a boca 12 veces por minuto, es decir una vez por cada 5 compresiones de corazón.

5) SI USTED ESTÁ SOLO PARA LA TAREA: cada 15 compresiones deténgase e insufle aire 2 veces boca a boca, y luego 15 compresiones y así sucesivamente. ES NECESARIO CONTINUAR LA OPERACIÓN HASTA QUE LLEGUE LE MÉDICO O HASTA QUE EL PACIENTE REVIVA las pupilas se achicarán, el color mejora, aparece el pulso y comienza la respiración por sí mismo.

CON ESTE PROCEDIMIENTO PUEDE MANTENER VIVA A UNA PERSONA DURANTE UNA HORA POR LO MENOS.

 

Partos de urgencia:

Por tratarse de una función fisiológica normal, conviene dejar que se desarrolle naturalmente, por lo tanto NO HAY QUE APRESURARLO ni intervenir.

1) Lávese perfectamente las manos y mantenga limpio el lugar.

2) NO TOQUE NI INTRODUZCA NINGÚN OBJETO EN EL ÓRGANO GENITAL DE LA MADRE.

3) Durante el parto solamente sostenga firmemente al niño mientras sale -para que no resbale- pero con mucha delicadez pues sus huesos son muy frágiles.

4) DESPUÉS DEL PARTO: Coloque al recién nacido entre los muslos de la madre con la cabeza ligeramente baja y cúbralo para mantenerlo caliente. SI NO RESPIRA, estimúlelo con una palmadita en la nalgas o teclee con sus dedos en la planta de los piecitos que será suficiente para que largue el llanto. SI NO REACCIONA EMPLEE LA RESPIRACIÓN BOCA A BOCA (Referirse a esta sección), pero procediendo CON MUCHA SUAVIDAD.

5) Sumerja unas tijeras en agua hirviendo o límpielas con alcohol. Amarre una cinta o tira limpia en torno al cordón umbilical, a unos 10 cms. de distancia del bebé para detener la circulación del cordón. Luego amarre la segunda cinta a 15 o 20 cm. (o sea a poco más de 10 cm. de la primera ligadura). Si no hay cintas disponibles pueden utilizarse cordones de zapatos o cualquier otro material desinfectándolo previamente con alcohol.

6) NO SE APRESURE A CORTAR EL CORDÓN; ESPERE HASTA QUE DEJE DE LATIR. Luego, con las tijeras limpias, córtelo entre las dos cintas.

7) NO LAVE AL BEBÉ, pues la materia blanca -¡cuidado!, es muy resbaladiza- que lo envuelve, protege la piel.

8) Manténgalo abrigado al igual que a la madre.

9) Dé un ligero masaje al abdomen de la madre para ayudar a que se contraiga la matriz.

10) Avise al médico de la parturienta y lleve al niño, a la madre y la placenta envuelta en un nylon o tela, al hospital o clínica que indique el doctor.

 

 

BOTIQUÍN

 

 

Consideraciones general y elementos básicos del botiquín.

 

Disponga en una caja con tapa (puede ser de herramientas) pero sin llave los elementos que figuran a continuación, que deben ser marcados claramente indicando para qué sirve cada uno. Frecuentemente revise el equipo y reponga los artículos necesarios. No guarde estos elementos en un cajón o botiquín del baño junto a otros objetos. Guarde dentro de la caja-botiquín, esta Guía de Primeros Auxilios.

 

  • Apósitos de gasa esterilizada (10 x 10 cm.) envueltos por separado, para limpiar y cubrir heridas.

  • Rollo de tela adhesiva de 5 cm. de ancho para fijar apósitos y otros usos.

  • Caja de diversos apósitos adhesivos.

  • Rollo de tela adhesiva de 2,5 cm. de ancho.

  • Paquete de algodón.

  • Frasco de ½ litro de solución salina estéril (1 cucharadita de café al ras de sal en ½ litro de agua hervida).

  • Antiséptico suave para heridas leves (consulte con el farmacéutico).

  • Tubo de vaselina o cualquier ungüento neutro.

  • Frasco de loción de calamina para quemaduras solares, picaduras de insectos, erupciones.

  • Frasco de jarabe de ipecacuana para provocar vómitos.

  • Carbón activado en polvo para absorber venenos ingeridos.

  • Caja de bicarbonato de sodio.

  • Frasco de tamaño pequeño con espíritu aromático de amoníaco.

  • Par de pinzas o tenacillas.

  • Paquete de agujas.

  • Navaja afilada o paquete de hojas de afeitar de un sólo filo.

  • Cuentagotas (para colirios).

  • Taza con escala de medir.

  • Termómetro bucal.

  • Lavaojos.

  • Bolsa de agua caliente.

  • Bolsa para hielo.

  • Caja de fósforos de madera.

  • Linterna eléctrica de bolsillo.

  • Pastillas de carbón.

  • Alcohol.

  • Yodo.

  • Espadol (debe diluirse con agua en el momento de usar. Leer prospecto).

  • Antihistamínico.

  • Rollos de tiras anchas y fuertes que pueden servir para entablillar o fabricar camillas en caso necesario.

  • Si va usted a salir de viaje, conviene llevar tablillas aparte, en caso de presentarse algún accidente con fractura.

  • Guía de Primeros Auxilios.

 

 

NOTA: La información de la presente guía de primeros auxilios ha sido extraída de un manual distribuido por un ente facultativo.


 

[Volver a la Pagina de Inicio]

ImperioRural.Com