PROPIEDADES DE LOS FERTILIZANTES


|Volver a Inicio|   |Volver al Índice de la Sección|

 

Los principales fertilizantes con alto contenido de materia orgánica son el estiércol sólido, el purín, el estiércol semilíquido, paja, compost y abono verde. El estiércol sólido contiene N orgánico y amoniacal, fósforo, potasio y micronutrientes como Cu, Zn, fe, Mn. El líquido o purín tiene un mayor componente líquido, y por su importante contenido en sales potásicas es considerado como un abono N-K. Es de efecto rápido, ya que los nutrientes que contiene se encuentran en su mayor parte en forma fácilmente disponible.

La paja es pobre en nutrientes, pero suministra materia orgánica degradable, por ejemplo celulosa, lo que constituye una fuente energética importante. Como su descomposición es lenta, debe enterrarse con gran antelación a la siembra.

El compost tiene una serie de ventajas con respecto a los materiales primarios utilizados en su producción, y es el más amplio entre los abonos orgánicos. Para su confección se utilizan restos vegetales, animales, minerales y correctores de pH. En cuanto a estos últimos si se prevé una reacción ácida, y principalmente si se va a incorporar a tierras ácidas, lo mejor son carbonato cálcico o potásico en forma de roca pulverizada o ceniza de madera. Cuando se tenga un suelo básico puede incorporarse tierra. Menos buena es la cal muerta, nunca cal viva.

Una materia orgánica humificada o compost de buena calidad tiene un elemento contenido en ácidos húmicos y fúlvicos, su estructura es granulosa, esponjosa y se desmenuza con facilidad, es de color oscuro y olor agradable.

Respecto a los abonos verdes, permiten recuperar los elementos libres, evitando su pérdida por lixivación, volatilización, etc. Proveen al suelo de materia orgánica de descomposición rápida que eleva la vida microbiana. Estimulan el suelo, atacan la roca madre liberando nutrientes nuevos y movilizando nutrientes de difícil asimilación por otras plantas. Aportan N, mejoran la estructura del suelo y su estabilidad, así como la capacidad de retención de agua y drenaje.

Se utiliza intercalado entre dos cultivos, como si fuese un cultivo más de la rotación, asociado a un cultivo mediante todo su ciclo, o asociado a un cultivo, sembrándolo una vez ya crecido, de forma que quede intercalado.

Las especies más utilizadas son arveja forrajera, haba, tréboles, lúpulo, porotos (leguminosas), avena, centeno, etc. entre las gramíneas y mostaza, nabo forrajero, colza, etc. (crucíferas).

Para evitar el rebrote debe segarse varias veces a unos 10-15 cm de altura o incorporarlo mediante la técnica de laboreo invertido.


Fuente:

* Artículo extraído del periódico mensual "Informe Frutihortícola, Olivícola y Vitícola" sobre "Producción Orgánica: Propiedades de los fertilizantes" Autor: Estela Villagra. (Pág. 21) 

WebSite: www.informe-frutihort.com.ar

Septiembre 2000 - Año XV  N° 183 (Bs. As.)


ImperioRural.Com